Pese a ser una de las carreras con más tradición, la ingeniería pierde adeptos desde hace algunos años y a tal punto que universidades, empresas y Gobierno hablan con preocupación de un déficit.

Pero la escasez no es solo del número de ingenieros graduados, sino también de calidad. John William Branch, presidente de la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería, Acofi y vicerrector de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, afirmó que “aunque hay una oferta importante de programas de ingeniería en el país, la calidad no corresponde con la oferta que entrega”.

En Colombia, actualmente se ofrecen cerca de 93 programas de ingeniería, por encima de países como Brasil (48) y México (45), pero la tasa de deserción sigue siendo alta y el número de egresados no alcanza a satisfacer la demanda del mercado: cerca de 1.000 ingenieros se gradúan anualmente de todas las universidades en el país.

Según el directivo, los ingenieros colombianos no están saliendo con las aptitudes necesarias y lo más preocupante es que es una falla estructural que viene desde la educación primaria y secundaria.

Branch asegura que las universidades ya han manifestado su preocupación al Min Educación, pero el problema tiene que ver también con que los jóvenes ingresan a la universidad con muchas carencias en materias como física, matemática y química. “Hay que sumarle que los bachilleres que egresan en la última década no tienen como una primera opción la formación en ingenierías”, dijo.

Las de más déficit

Por supuesto, existen áreas donde el déficit de ingenieros competentes del que habla Acofi se siente con mayor fuerza.

En el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación, TIC, por ejemplo, el esfuerzo que ha hecho el Gobierno a través del ministerio del ramo, promoviendo el acceso al estudio de estas, ha sido insuficiente. Acofi estima que el déficit de ingenieros en este sector es del 50 por ciento.

Por su parte, el agro y la industria son otros de los sectores que requieren más ingenieros. En el caso del primero, ha aumentado la falta de interés por formarse en ingenierías que contribuyan a su crecimiento.

“La ingeniería industrial es un área con una buena oferta, pero también con retos y no hay una oferta variada y calificada para poder cumplir con las expectativas de los sectores y potencializar el desarrollo”, agregó Branch.
Por otro lado, según datos del Observatorio Laboral del Ministerio de Educación, el total de graduados en carreras relacionadas con la ingeniería eléctrica se mantiene en un rango entre 900 y 1.500, pese al crecimiento del sector eléctrico, que de acuerdo con la Corporación Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Sector Eléctrico (Cidet), ha generado un incremento del 20 por ciento en la demanda de profesionales.

A esto se le suma un estudio en el que se afirma que si todos los proyectos en Latinoamérica entraran en operación a 2020, en Colombia se requerirían cerca de 20.000 profesionales en ingeniería, mientras que cada año salen al mercado laboral apenas 1.000.